Gastroscopia y colonoscopia

La endoscopia es una forma de mirar por dentro del cuerpo usando una sonda flexible que tiene una pequeña cámara en un extremo. Este instrumento se llama endoscopio. Un endoscopio se pasa a través de una abertura natural del cuerpo o un pequeña incisión. Se pueden colocar pequeños instrumentos a través de un endoscopio y usarse para tomar muestras de tejidos sospechosos. Hay muchos tipo de endoscopios y reciben el nombre de acuerdo con el área u órgano que exploran. El equipo de profesionales de Centro Médico está preparado para llevar a cabo varios procedimientos específicos como la colonoscopia y la gastroscopia, ambas endoscopias digestivas.

Especialistas médicos:

Dr. Ramón de Cárdenas Plá

Colonoscopia:

Información preventiva:

La colonoscopia permite confirmar la existencia de enfermedades digestivas o excluirlas. Recientemente y dada la elevada incidencia de cáncer de colon, este examen se utiliza como exploración para estudiar a personas con riesgo elevado de padecer cáncer o pólipos. La Asociación Española contra el Cáncer recomienda realizarse colonoscopias regulares después de los 50 años así como una cada dos años en personas con antecedentes familiares de cáncer colorrectal, pólipos o enfermedades inflamatorias digestivas. El cáncer de colon y recto es uno de los que más afectan al ser humano y su incidencia va en aumento pero también es el más prevenible. Con este examen se puede detectar la enfermedad desde sus inicios o desde antes, como son los pólipos.

Información complementaria:

Concepto: la colonoscopia es un examen interno del colon (intestino grueso) y el recto para el que se emplea un instrumento llamado colonoscopio. Este instrumento tiene una pequeña cámara adherida a una sonda flexible. Al paciente se le administra un sedante y se le introduce el colonoscopio por el intestino grueso. Se insufla aire para brindar al médico una mejor visión. Es indispensable la limpieza completa de los intestinos antes de realizarse la prueba, para lo cual el médico dará las respectivas instrucciones. Esto puede incluir una combinación de enemas, no comer alimentos sólidos durante unos días antes del examen y beber abundante cantidad de líquidos.

Una colonoscopia se recomienda en los siguientes casos:

  • Personas con trastornos funcionales que a primera vista no parecen graves como dolor abdominal, cambios en las deposiciones, gases, pérdida de peso a alteraciones en el ritmo intestinal
  • Personas con antecedentes de cáncer de colon en la familia
  • Pacientes intervenidos de colon a modo de control
  • Pacientes afectados de poliposis o diverticulosis
  • Pacientes con enfermedades intestinales inflamatorias como la colitis ulcerosa o la enfermedad de Crohn
  • Anemia o sangre en las heces

Gastroscopia:

Información preventiva:

Personas diagnosticadas de lesiones premalignas (pólipos, gastritis crónica atrófica, esófago de Barrett…) se pueden beneficiar de exámenes endoscópicos periódicos así como aquellos pacientes con antecedentes familiares de cáncer. La realización periódica de endoscopias con toma de biopsia permite detectar cambios premalignos y tomar una decisión terapéutica antes de que se desarrolle un cáncer.

Información complementaria:

Concepto: la gastroscopia es un examen del revestimiento del esófago, el estómago y de la parte superior del duodeno mediante una cámara pequeña (endoscopio flexible), que se inserta a través de la garganta. Al paciente se le administra un sedante, de manera que no siente ningún dolor. Después de que los sedantes hagan efecto, se pasa el endoscopio a través del esófago hasta el estómago y el duodeno. Luego, se introduce aire a través del endoscopio para aumentar la visualización. El médico examina el revestimiento del esófago, el estómago y la parte superior del duodeno y, además, puede tomar biopsias (muestra de tejido para su posterior análisis) por medio del endoscopio.

El médico puede indicarle esta prueba si usted tiene alguno de estos síntomas:

  • Dolor abdominal
  • Hemorragias que tengan su origen en el tubo digestivo superior
  • Cirrosis o enfermedad hepática crónica
  • Cuando se sospecha de enfermedad de Crohn o celíaca
  • Cuando usted se siente lleno más pronto de lo normal o después de comer menos de lo habitual
  • Cuando sufre de acidez gástrica o ardor
  • Si siente dolor o dificultad en la deglución
  • Si sufre anemia o pérdida de peso inexplicable
  • Vómito con sangre o vómito que no cesa
  • Control de los pacientes operados de cáncer, con una periodicidad anual o cada dos años

La gastroscopia, al igual que la colonoscopia, requiere de una preparación previa por parte del paciente. El estómago debe estar totalmente vacío, de manera que se debe evitar la ingesta de alimentos sólidos y líquidos desde la noche anterior. No obstante, su médico le dará las instrucciones exactas.

Aquí puede descargar los consentimientos para realizarse las pruebas que le indique su médico, que deberá entregar correctamente cumplimentados y firmados antes de someterse al examen:

consentimiento informado de colonoscopia

consentimiento informado de gastroscopia

Información
complementaria